Tu cesta está vacía

Tienda

Cantidad: 0

En total: 0,00

0

Órganos sensoriales

Órganos sensoriales

Son órganos que detectan los estímulos externos o internos y los transmiten al cerebro como impulsos nerviosos.

Biología

Palabras clave

órgano sensorial, órganos sensoriales, percepción, visión, audición, olfato, sentido del gusto, percepción de luz, percepción del sonido, sentidos cutáneos, oreja, equilibrio, sistema auditivo, órgano de detección de luz, nariz, órgano olfatorio, lengua, piel, ízlelőszerv, olor, sonido, íz, ojo, luz, ácido, dulce, salado, amargo, caliente, dolor, frío, presión, vibración, eco, tacto, pupila, imágenes, nervio óptico, conos, bastones, caracol, nervio coclear, impulso, nervio olfatorio, ízérző központ, corteza auditiva, bulbo olfatorio, corteza visual, corteza cerebral, estímulo, receptor, nervio sensorial, tálamo, comestibles, nyál, sistema nervioso, sistema nervioso central, biología, humano

Extras relacionados

Escenas

Órganos sensoriales

  • ojo
  • oído
  • lengua
  • nariz
  • piel

Los órganos sensoriales del cuerpo humano incluyen: los ojos, los oídos, la nariz, la lengua y la piel. Estos órganos sirven para detectar señales desde el mundo exterior por medio de los cinco sentidos básicos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. La piel es también la responsable de percibir la sensación de calor y frío, así como el dolor y la presión.

Ojos

  • pupila - Es una abertura del ojo en la parte central del iris, cuya función es controlar la cantidad de luz que penetra en la retina. Con mucha luz el iris se contrae por los músculos lisos. Con poca luz se dilata. Este reflejo a la luz de la pupila es un reflejo incondicional, cuyo centro se encuentra en el tronco del encéfalo. Así el funcionamiento anormal del reflejo pupilar indica que hay una herida en el tronco del encéfalo.
  • corteza visual - El centro se sitúa en la corteza del lóbulo occipital.
  • nervio óptico - Es también conocido como nervio craneal II. Transmite al cerebro los impulsos producidos en los receptores de la retina.
  • quiasma óptica - Es la parte del cerebro donde se entrecruzan parcialmente los nervios ópticos. Los impulsos del lado interno (nasal) de cada retina pasan al lado opuesto del cerebro. Los impulsos del lado externo (temporal), en cambio, quedan en el mismo lado.
  • músculos extraoculares - Son músculos estriados que mueven los globos oculares.
  • glándula lagrimal - Produce las lágrimas para lubricar y limpiar los ojos, y juega un papel importante en ciertas reacciones emocionales.
  • el mecanismo de la visión

La cantidad de luz que entra en los ojos es regulada por el reflejo fotomotor de la pupila. Con una luz fuerte la pupila se contrae mediante los músculos lisos del iris, mientras con una luz débil se dilata. El reflejo fotomotor de la pupila es un reflejo incondicional. Su centro se encuentra en el tronco del encéfalo. Así el funcionamiento anormal del reflejo pupilar indica una lesión en el tronco del encéfalo.
Los globos oculares se mueven con la ayuda de los músculos extraoculares. Éstos son músculos estriados bajo control voluntario.

El cristalino forma la masa principal del ojo. El corte transversal del ojo muestra tres capas principales.
La más externa es la esclerótica, una capa resistente y gruesa del tejido conjuntivo, cuya continuación es la córnea transparente. Aquí es donde la luz que penetra en el ojo es refractada por el ángulo mayor.
La segunda capa es el coroides, que contiene vasos sanguíneos. Su función es nutrir el ojo. Su continuación en la zona delantera del ojo es el cuerpo ciliar y el iris. Los músculos lisos del iris son los responsables del reflejo fotomotor de la pupila. El iris contiene pigmentos que determinan el color individual de los ojos humanos.

Los músculos lisos del cuerpo ciliar aseguran la acomodación del cristalino a la distancia del objeto observado por cambiar su curvatura.
El cristalino se conecta al cuerpo ciliar mediante las zónulas ciliares. El cuerpo ciliar es también responsable de la producción del humor acuoso, el líquido que rellena la cámara posterior. Cuando el drenaje del humor acuoso es insuficiente, ocurre una hipertensión ocular, que es la causante del glaucoma. En casos graves esta enfermedad puede resultar en ceguera.
La capa interna es la retina. Es donde el cristalino forma la imagen invertida en miniatura del objeto observado. Sus receptores son células llamadas conos y bastones. El área de la retina que es responsable de la agudeza visual es la mácula lútea: en su centro sólo hay conos, mientras que hacia los bordes encontramos más bastones. El punto ciego es el lugar donde el nervio óptico atraviesa la retina. Aquí no hay células receptoras. Los impulsos producidos por los receptores en la retina son transmitidos al cerebro por las fibras nerviosas en el nervio óptico.

Oídos

  • pabellón auricular - Dirige las ondas sonoras hacia el conducto auditivo externo. Está compuesto principalmente de tejido cartilaginoso.
  • conducto auditivo externo - Redirige las vibraciones sonoras hacia el tímpano. La piel que forra el conducto auditivo produce cerumen, que tiene por función proteger la piel de heridas y agentes extraños. El cerumen excesivo puede impedir el paso del sonido causando pérdida de audición temporal.
  • oído medio - Contiene la cavidad timpánica y los huesecillos. Está conectado con la cavidad faríngea por la trompa de Eustaquio.
  • oído interno - Es indispensable para oír y mantener el equilibrio.
  • nervio coclear - El octavo nervio craneal, que transmite las señales desde la cóclea del oído interno hasta el cerebro. Este nervio también transporta la información sobre el equilibrio. Por eso también se lo denomina nervio vestibulococlear.
  • vía auditiva - La continuación del nervio coclear en el cerebro. Sus axones transmiten las señales a la corteza auditiva a través del tálamo.
  • corteza auditiva - Una región cortical que se localiza en el lóbulo temporal. Es la responsable del procesamiento del sonido. En ella se activan diferentes áreas dependiendo del tono del sonido.
  • trompa de Eustaquio - Conecta la cavidad nasal con el oído medio (cavidad timpánica). Su función es equilibrar las presiones entre el oído medio y el exterior. Se abre cuando engullimos; cuando está cerrada permanentemente, la presión cae y se bloquea el oído. Si la presión externa cambia, podemos oír pequeños sonidos (pops): en este caso la trompa de Eustaquio abre y aire fluye hacia la cavidad timpánica (si la presión externa es más alta) o desde ella (si la presión externa es más baja).
  • el mecanismo de la audición
  • sentido del equilibrio

El sonido es la vibración del aire que percibimos con la ayuda de nuestro aparato auditivo. Un oído sano es capaz de percibir vibraciones sonoras de frecuencias entre 20 y 20 000 Hz. Esta gama se hará más estrecha debido al envejecimiento y la exposición al ruido.

Las vibraciones sonoras generan impulsos dentro del oído interno, y el nervio coclear y la vía auditiva las transmiten a la corteza auditiva. El sentido del sonido se produce en la corteza auditiva.

El pabellón auricular redirige las vibraciones sonoras al conducto auditivo externo. Las vibraciones sonoras causan vibraciones en el tímpano que cierran el conducto auditivo. Los huesecillos, es decir: el martillo, el yunque y el estribo, transmiten las vibraciones del tímpano a la cóclea.

El estribo está adosado directamente sobre la ventana oval y la membrana basilar descansa en la cóclea. Corre a lo largo de la punta de la cóclea, donde se vuelve y continúa como la membrana de Reissner. Las membranas dividen la cóclea longitudinalmente en tres cavidades: la rampa vestibular, la rampa media y la rampa timpánica.

La cóclea está llena de fluido que vibra a causa del estribo. Los sonidos de frecuencia alta causan una vibración de frecuencia alta en el líquido, que será recibido por la sección inicial de la membrana. Las vibraciones de frecuencia más baja, generadas por los sonidos graves, entran en la cóclea y serán recibidos más cerca de la punta. Cuando se recoge una vibración, se produce un impulso eléctrico y es transmitido al cerebro. Los sonidos de diferentes tonos se recogen en diferentes sitios. A esto se llama tonotopía o teoría de lugar.

Los impulsos eléctricos nacen en el órgano de Corti. Las vibraciones según avanzan en la cóclea oprimen la membrana tectorial contra las células pilosas en la membrana basilar, las doblan y así generan impulsos en las células. De este modo, el órgano de Corti transforma las vibraciones en impulsos eléctricos, que el nervio coclear transmitirá al cerebro y después la vía auditiva los transmitirá a la corteza auditiva. Al final, el sentido del sonido se produce en la corteza cerebral.

Nariz

  • bulbo olfatorio - Consta de fibras entrantes, que forman el nervio olfatorio y transmiten impulsos producidos por los receptores; y de fibras salientes, que forman el tracto olfatorio y transmiten impulsos al cerebro.
  • lámina cribosa - La parte fina y perforada del hueso etmoides donde el nervio olfatorio entra en el cráneo y alcanza el bulbo olfatorio.
  • hueso nasal
  • paladar
  • apertura de la trompa de Eustaquio - La trompa de Eustaquio conecta la cavidad nasal con el oído medio.
  • percepción de olores

Las sustancias odorantes transportadas por el aire estimulan los receptores olfatorios en la nariz, y establecen el sentido del olfato en la corteza cerebral. El olfato tiene un papel importante a la hora de elegir alimentos comestibles o reconocer el olor característico de otro animal - y por tanto, es importante en las relaciones sociales. Los seres humanos y otros primates tienen un sentido del olfato relativamente débil comparado con el de otros mamíferos. Pero aún así, los humanos son capaces de distinguir entre miles de olores.

El esqueleto de soporte de la nariz se compone de hueso y cartílago. El paladar separa la cavidad nasal de la cavidad bucal. La trompa de Eustaquio, que conecta la cavidad nasal con el oído medio, tiene la función de igualar la presión entre el oído medio y la atmósfera. En la parte superior de la cavidad nasal se encuentra la lámina cribosa, la parte fina y perforada del hueso etmoides donde el nervio olfatorio (o primer nervio craneal) cruza por el epitelio nasal y alcanza el bulbo olfatorio.

Lengua

  • lengua - Juega un papel importante en la formación del bolo, también sirve para tragar, para hablar y el sentido del gusto. Hay papilas en su superficie que contienen receptores gustativos (papilas gustativas, también presentes en el paladar y en la faringe).
  • centro del gusto - Los impulsos producidos en los receptores gustativos, después de su transformación en el tálamo, llegan al centro del gusto del cerebro.
  • sentido del gusto
  • nervio sensorial - Transmite el impulso desde la lengua hacia el cerebro.
  • papilas - Son pequeñas protuberancias en la superficie de la lengua; en ellas se encuentran las papilas gustativas que contienen los receptores responsables del sentido del gusto.

El sentido del gusto juega un papel importante en elegir el alimento que es seguro para comer y a la hora de detectar y evitar sustancias peligrosas y venenosas. Los receptores gustativos situados en la lengua son sensibles a varias sustancias químicas, y cada una produce una sensación gustativa diferente. Los impulsos producidos por los receptores gustativos se transmiten al cerebro por los nervios craneales VII, IX y X. Se transforman en el tálamo y al final llegan al centro cortical del gusto. La sensación gustativa se genera en la corteza cerebral.

Piel

  • epidermis - Sus dos capas principales son la capa exterior de queratina y la epidermis viva. La capa inferior de la epidermis viva se compone de células madre que pueden dividirse y crear nuevas células epiteliales. Las células epiteliales más antiguas son empujadas hacia la superficie por las nuevas células, así se van aplanando y recogen en su interior proteína queratina. Al final se produce la apoptosis (muerte celular programada) y se forma una capa de queratina. La función de esta capa es la protección; su grosor depende de su ubicación en el cuerpo. La epidermis no contiene vasos sanguíneos; recibe nutrientes de los vasos sanguíneos de la dermis indirectamente, por medio de difusión. Contiene sólo terminaciones nerviosas libres que pueden detectar dolor.
  • dermis - Se compone principalmente de tejido conectivo laxo y contiene también receptores y vasos sanguíneos. Estos vasos sanguíneos proporcionan indirectamente nutrientes a la epidermis por difusión. Las crestas aumentan el área de superficie entre la dermis y la epidermis, reforzando así la unión entre ellas y aumentando el intercambio de nutrientes entre estas dos capas.
  • hipodermis - Se compone principalmente de tejido adiposo, que desempeña un importante papel en la protección del cuerpo contra los efectos mecánicos y el frío, así como en el almacenamiento de nutrientes y vitaminas liposolubles (A, D, E y K).
  • células receptoras - Sus diferentes tipos detectan varios estímulos (calor, frío, dolor, presión, vibración).
  • nervio - La piel abunda en terminaciones nerviosas, las cuales desempeñan un importante papel en los sentidos del tacto, la temperatura y el dolor.
  • sentidos cutáneos

La piel, que cubre la superficie externa del cuerpo humano es nuestro órgano más pesado. Constituye alrededor del 15-20% del total de la masa corporal.

La piel consta de varias capas, algunas de las cuales cuentan con varios tipos de receptores para sentir los estímulos mecánicos, térmicos y químicos. Los receptores no se distribuyen de una forma continua por todo el cuerpo. Por ejemplo, en la punta de los dedos abundan los receptores responsables de captar los detalles sutiles. Sin embargo, la piel de la planta del pie contiene un gran número de receptores que detectan las presiones más fuertes.

Los impulsos formados en los receptores se transmiten al tronco del encéfalo o a la médula espinal a través de diferentes nervios sensoriales. Al final, la información se procesa en la corteza sensorial del telencéfalo.

Animación

Narración

Los órganos sensoriales del cuerpo humano incluyen: los ojos, los oídos, la nariz, la lengua y la piel. Estos órganos sirven para detectar señales desde el mundo exterior por medio de los cinco sentidos básicos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. La piel es también la responsable de percibir la sensación de calor y frío, así como el dolor y la presión.

Los globos oculares del ser humano se alojan en la cavidad ósea. Los párpados, las glándulas lagrimales y la conjuntiva sirven para protegerlos. La luz pasa por el ojo a través de un medio transparente hasta alcanzar su capa más interna, la retina. La luz que entra en el ojo genera impulsos en los receptores de la retina, que se transmiten al centro visual de la corteza cerebral por el nervio óptico.

El oído interno, medio y externo juegan un importante papel en la percepción del sonido. El pabellón auricular ayuda a determinar la dirección del sonido y es el responsable de transmitirlo. El sonido llega al oído medio a través del conducto auditivo externo donde causa vibraciones en los osículos auditivos. Finalmente, las vibraciones del sonido llegan al oído interno y generan impulsos eléctricos en los receptores situados en la membrana basilar de la cóclea. Estos impulsos se transmiten a la corteza auditiva por medio de las fibras del nervio coclear. El oído interno es el único responsable del sentido de equilibrio. En el oído interno, los conductos semicirculares cuentan con los receptores que son capaces de detectar la posición y el movimiento de la cabeza.

Durante la detección de olores, las partículas provenientes del aire entran a la cavidad nasal donde estimulan los receptores del epitelio nasal. Los diferentes receptores son sensibles a los diferentes olores. Los impulsos generados en los receptores alcanzan el bulbo olfatorio y se transmiten a la corteza cerebral mediante las fibras del tracto olfatorio.

Los receptores gustativos situados en la superficie de la lengua y en la membrana mucosa de la cavidad bucal detectan los distintos sabores de la comida y los convierten en impulsos. Las papilas, que se reparten por toda la superficie de la lengua, están rodeadas por una fosa que contiene saliva. Los sabores se disuelven en la saliva y luego se difunden en los receptores gustativos. Los impulsos producidos en los receptores se transmiten al centro cortical del gusto por los nervios craneales VII, IX y X.

La piel, que cubre la superficie externa del cuerpo humano es nuestro órgano más pesado. Constituye alrededor del 15-20% del total de la masa corporal. La piel consta de varias capas, algunas de las cuales cuentan con varios tipos de receptores para sentir los estímulos mecánicos, térmicos y químicos. Los receptores no se distribuyen de una forma continua por todo el cuerpo. Por ejemplo, en la punta de los dedos abundan los receptores responsables de captar los detalles sutiles. Sin embargo, la piel de la planta del pie contiene un gran número de receptores que detectan las presiones más fuertes. Los impulsos formados en los receptores se transmiten al tronco del encéfalo o a la médula espinal a través de diferentes nervios sensoriales. Al final, la información se procesa en la corteza sensorial del telencéfalo.

Extras relacionados

Capas de la piel, sentidos cutáneos

El protector externo del cuerpo es la piel que tiene tres capas principales: la epidermis, la dermis y la hipodermis.

La nariz y el mecanismo del olfato

Los receptores olfatorios producen señales eléctricas al estar estimulado por sustancias odorantes.

La oreja y el mecanismo del oído

Nuestro aparato auditivo convierte las vibraciones del aire en señales eléctricas, que luego el cerebro procesa.

Ojo

Es uno de nuestros órganos sensoriales más importantes. Transforma los cambios de luz en impulsos eléctricos.

Sentido del equilibrio

El oído interno detecta la posición y el movimiento de la cabeza.

Sentido del gusto

Los receptores del gusto convierten un estímulo químico en señales eléctricas.

Cerebro humano

Las partes principales del cerebro humano son el tronco del encéfalo, el cerebelo, el mesencéfalo y el telencéfalo.

Desarrollo prenatal

Esta animación muestra el desarrollo del embrión y feto humanos.

El cuerpo humano (femenino)

La animación demuestra los sistemas más importantes del cuerpo humano.

El cuerpo humano (masculino)

La animación demuestra los sistemas más importantes del cuerpo humano.

El cuerpo humano para niños

Esta escena resume los principales órganos del cuerpo humano.

Added to your cart.