Tu cesta está vacía

Tienda

Cantidad: 0

En total: 0,00

0

Batalla de Salamina (480 a. C.)

Batalla de Salamina (480 a. C.)

La victoria de la flota griega se debió a sus excelentes tácticas y a sus barcos rápidos y fáciles de manejar.

Historia

Palabras clave

batalla de Salamina, tácticas navales, Jerjes, estrecho, griego, persas, Imperio persa, Hellás, Atenas, batalla, guerra, flota, barco, soldado, antigüedad, isla, marino, campaña militar, historia, campo

Extras relacionados

Escenas

La región de Salamina

  • barcos griegos
  • flota persa del sur
  • flota persa
  • barcos egipcios
  • campamento de Jerjes

Acontecimientos

  • barcos corintios
  • barcos eginetas
  • barcos megarenses
  • barcos atenienses
  • barcos peloponesios

Primera fase (22 de septiembre de 480 a. C.)

Al ver la inmensa superioridad de los barcos y soldados del Imperio persa, Temístocles, el comandante de la flota griega, se valió de una astuta táctica. Después de la evacuación de Atenas, el general dividió los barcos griegos en dos grupos en los estrechos alrededor de la isla de Salamina y movilizó también a un pequeño ejército hoplita en la tierra firme. Cuando llegaron los persas, la mayor parte de los barcos griegos hizo ademán de retirarse, mientras el resto esperaba emboscado en la bahía. Los barcos persas cayeron en la trampa.

Segunda fase (22 de septiembre de 480 a. C.)

Los barcos griegos en “escape” rápidamente se dieron la vuelta y junto con los barcos escondidos acorralaron a la flota enemiga.
En el estrecho los rápidos trirremes griegos podían maniobrar fácilmente entre los barcos persas que eran mucho más lentos. Como se amontonaron varios cientos de barcos, los hoplitas griegos pudieron luchar en los barcos como si estuvieran en la tierra firme. Los persas perdieron con rapidez no sólo a sus soldados, sino también sus barcos, porque los buques griegos los calaban con sus proas apuntadas.

Tercera fase (22 de septiembre de 480 a. C.)

Al cabo de poco tiempo, los persas sufrieron grandes pérdidas. Según Heródoto, perdieron 200 barcos, mientras los griegos tan solo 40.
La flota persa intentó huir del estrecho, pero los griegos se lanzaron a perseguirla.
Jerjes fue testigo de la triste batalla desde una colina enfrente de Salamina. Había también barcos egipcios que formaban parte de la flota persa, pero no intervinieron en el combate.

Cuarta fase (22 de septiembre de 480 a. C.)

Mientras tanto, los hoplitas de Arístides atacaron la guarnición que Jerjes había dejado en el islote de Psitalea y destruyeron la flota persa del sur casi completamente. Por consiguiente, los griegos ganaron una de las batallas navales más grandes de la historia, mientras Jerjes sufrió una derrota desastrosa. El general persa retrocedió hasta Asia Menor, aunque dejó a su general Mardonio y a sus mejores tropas en el norte de Grecia para intentar completar la conquista.

Fases de la batalla

Narración

Primera fase (22 de septiembre de 480 a. C.)

Al ver la inmensa superioridad de los barcos y soldados del Imperio persa, Temístocles, el comandante de la flota griega, se valió de una astuta táctica. Después de la evacuación de Atenas, el general dividió los barcos griegos en dos grupos en los estrechos alrededor de la isla de Salamina y movilizó también a un pequeño ejército hoplita en la tierra firme. Cuando llegaron los persas, la mayor parte de los barcos griegos hizo ademán de retirarse, mientras el resto esperaba emboscado en la bahía. Los barcos persas cayeron en la trampa.

Segunda fase (22 de septiembre de 480 a. C.)

Los barcos griegos en “escape” rápidamente se dieron la vuelta y junto con los barcos escondidos acorralaron a la flota enemiga.
En el estrecho los rápidos trirremes griegos podían maniobrar fácilmente entre los barcos persas que eran mucho más lentos. Como se amontonaron varios cientos de barcos, los hoplitas griegos pudieron luchar en los barcos como si estuvieran en la tierra firme. Los persas perdieron con rapidez no sólo a sus soldados, sino también sus barcos, porque los buques griegos los calaban con sus proas apuntadas.

Tercera fase (22 de septiembre de 480 a. C.)

Al cabo de poco tiempo, los persas sufrieron grandes pérdidas. Según Heródoto, perdieron 200 barcos, mientras los griegos tan solo 40.
La flota persa intentó huir del estrecho, pero los griegos se lanzaron a perseguirla.
Jerjes fue testigo de la triste batalla desde una colina enfrente de Salamina. Había también barcos egipcios que formaban parte de la flota persa, pero no intervinieron en el combate.

Cuarta fase (22 de septiembre de 480 a. C.)

Mientras tanto, los hoplitas de Arístides atacaron la guarnición que Jerjes había dejado en el islote de Psitalea y destruyeron la flota persa del sur casi completamente. Por consiguiente, los griegos ganaron una de las batallas navales más grandes de la historia, mientras Jerjes sufrió una derrota desastrosa. El general persa retrocedió hasta Asia Menor, aunque dejó a su general Mardonio y a sus mejores tropas en el norte de Grecia para intentar completar la conquista.

Extras relacionados

Caballo de Troya

Según la epopeya de Homero, la estratagema de Odiseo causó la caída de Troya.

Alesia (Francia, siglo 1 a. C.)

La ciudad gala, protegida por Vercingétorix, fue asediada por las tropas romanas de Julio...

La destrucción de Pompeya

Los expertos todavía están investigando los secretos de las ruinas de esta antigua ciudad que...

La Gran Stupa (Sanchi, siglo II a.C.)

La obra maestra de la arquitectura Budista se encuentra en la India.

Palacio de Cnosos (2º milenio a. C.)

El complejo de edificios más grande de la Creta de la Edad del Bronce era, probablemente,...

Gladiadores romanos (siglo II)

Los gladiadores eran combatientes en la Antigua Roma, luchaban contra fieras o entre sí...

Las termas de Caracalla (Roma, siglo III)

El espléndido complejo de baños públicos del emperador romano se construyó en el siglo...

Senador romano y su esposa en la Antigua Roma

Los senadores formaban parte de la clase social más alta de la Antigua Roma y llevaban...

Added to your cart.